decamin0

Me llamo Enrique Camino, y debería pasar menos tiempo haciendo "blogs", y más escribiendo.

Puerta, tarjeta, código. [2]

El siseo del sistema de vaciado de gases se confunde con el de la puerta deslizante de seguridad. Otra pasarela de metal. O nos sobran pasarelas de metal o nos sobra sitio. Ambas cosas, probablemente.

Estoy en una estancia cerrada. Enorme, pero cerrada. Las paredes son de piedra sin trabajar, quizá una cueva natural. La única luz llega desde abajo. Intensa pero concentrada. Una especie de redil delimitado por postes y reflectores de estadio, todo enfocando el centro de una especie de ring de boxeo circular. Y en medio del ring (o sobre todo él y rezumando), lo que me ha hecho venir.

Nunca se me ha dado bien describir a uno de estos. En mi defensa, debo decir que, al fin y al cabo, siempre son diferentes. No me refiero a que diferentes miembros de la especie sean diferentes el uno del otro. Literalmente, son todo el tiempo diferentes. Su forma muta. Crean fauces y ojos que enseguida vuelven a ser fagocitados por la masa principal. Según el libro tienen tentáculos, pero no sé si estoy de acuerdo con esa apreciación. Simplemente se estiran, o estiran parte de sí, cuando quieren alcanzar algo. En este caso, por cierto, el nuestro acaba de tener mala suerte. Uno de los zarcillos ha querido llegar a las cuerdas elevadas del ring y ha sido recibido con una descarga eléctrica que ha dejado un fogonazo azul y ese característico olor dulzón a ozono. Estos bichos odian la electricidad. Veremos si esta vez el invento aguanta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 02/02/2016 por en Relatos.
A %d blogueros les gusta esto: