decamin0

Me llamo Enrique Camino, y debería pasar menos tiempo haciendo "blogs", y más escribiendo.

Sogas [5]

La mesa de madera oscura es demasiado grande para la sala. Tengo que mover las sillas y meterlas más hacia dentro para poder pasar entre la mesa y la pared y llegar al fondo de la habitación. Hay una televisión (de tubo, claro) y, sorpresa, un reproductor de cintas de vídeo. Si todo en este pueblo es como la comisaría, imagino que es para ver las grabaciones de la cámara de seguridad de la gasolinera. A este lado de la sala hay algo más de sitio. Han colocado una pizarra verde, como de colegio, en un soporte con rueditas, y han pegado alguna de las fotos de los informes. Supongo que querían dar buena impresión, y habrá pensado “como en las películas”.

Los tres dosieres (hasta donde sé se trata de tres casos diferentes aunque, evidentemente, de alguna manera tienen que estar relacionados) están abiertos sobre la mesa. Parece que alguien ha estado trabajando sobre ellos. Hay algunas anotaciones desordenadas sobre un cuaderno y, oh qué moderno, incluso algunas notas adhesivas marcando algunos de los documentos. Lo alineo todo discretamente y con cuidado, no quiero que me vean evaluando su trabajo (no tan pronto). Y así adivino a leer algunas de las notas manuscritas: “motivos de depresión?”, “pareja conocida en la comunidad? – vergüenza, crimen pasional?”, “problemas de pareja”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 04/02/2016 por en Relatos.
A %d blogueros les gusta esto: